Democratic Candidate for Providence City Council Ward 13

Sobre

Estimado/a vecino/a,

Mi nombre es Rachel Miller y le estoy escribiendo para presentarme a mí misma y a mi campaña en las primarias demócratas del Distrito 13 del Concejo Municipal de Providence. Me postulo porque he pasado los últimos 15 años en Providence ayudando a dirigir  esfuerzos organizativos en nombre de la gente común, enfrentando poderosos intereses corporativos y funcionarios electos que tenían agendas que no reflejaban las necesidades de nuestra comunidad. Estos esfuerzos me han dejado claro lo importante que es tener funcionarios electos que representen nuestros valores progresistas, y en el clima político actual, creo que esto importa más que nunca.

rachel_constituent.JPG

Crecí en Long Island. Mis padres eran ambos hijos de inmigrantes. Mi abuelo paterno, Murray, huyó del creciente antisemitismo y fascismo en Europa del Este en la década de 1930. Los padres de mi madre, Garrett y Ena, dejaron la agitación política y la pobreza en Irlanda. Me criaron católica, pero pude experimentar dos comunidades. Una abuela (aunque nació en el Bronx) hablaba yiddish. Mi abuelo con un acento irlandés. Aprendí el significado real de la comunidad celebrando la Pascua católica y judía con mi familia extendida.

Comencé a comprender el poder de la organización comunitaria cuando era estudiante en la universidad  de Holy Cross en Worcester. Llegué a la facultad y busqué recursos para estudiantes LGBTQ, para encontrar personas que, como yo, se identificaron como gay. Cuando me di cuenta de que no existía ningún grupo universitario, varios de mis compañeros de clase y yo lanzamos una campaña de educación y organización.

Fue difícil declararme públicamente como lesbiana. Requirió mucho valor declararme  una y otra vez, a profesores y administradores, a mis compañeros y compañeras de clase. Pero valió la pena. En unos pocos años, más estudiantes se sintieron lo suficientemente seguros para salir y compartir quiénes eran, y Holy Cross se convirtió en una de las primeras universidades católicas en reconocer oficialmente a una organización de estudiantes LGBTQ.

Esa experiencia me dejó con ganas de seguir luchando. Vi lo que podría pasar cuando un grupo de gente común trabaja en conjunto para enfrentar intereses arraigados y unirse para hacer una diferencia en las vidas de las personas. Cuando aún era estudiante, primero me involucré con Trabajos con Justicia (JwJ), una organización nacional que lucha por los derechos de los trabajadores. Luego, ayudé a lanzar Estudiantes Unidos en Contra de las Maquilas ( United Students Against Sweatshops), organización que defiende los derechos humanos y de los trabajadores en todo el mundo.

Lo que aprendí de estas experiencias tempranas ha sido el tema de trabajo de mi vida durante los últimos veinte años. Gran parte de nuestras vidas se definen por si tenemos o no poder en una situación determinada, ya sea en el trabajo, en nuestros vecindarios o en los pasillos del gobierno de la ciudad. Demasiadas personas se quedan al margen de la toma de decisiones que afectan sus vidas. Pero no es necesario que sea así, y el Ayuntamiento en particular es un lugar donde podemos unirnos y asegurarnos de que se prioricen las necesidades de la gente común y corrientes sobre las corporaciones y sus agentes politicos  que ya ejercen más que su parte del poder.

Es mi trabajo con JwJ lo que me trajó a Providence algunos años después. Me mudé aquí en el 2003 para convertirme en la Directora Ejecutiva de la sucursal JwJ en Rhode Island, y me mudé a nuestro vecindario unos meses después.

En RI JwJ dirigí campañas de coaliciones a nivel de la ciudad y del estado por los derechos de los trabajadores y  políticas de desarrollo económico que benefician a toda nuestra comunidad. Promovimos viviendas asequibles y mejores empleos para los residentes de Providence. Incluso demandamos al alcalde por negarse a hacer cumplir una ordenanza que dice que los proyectos subsidiados con dinero local deberían contratar trabajadores locales, y ganamos. Organizamos con trabajadores de servicios como, conserjes y trabajadores de hoteles para mejorar sus salarios y reducir el despido arbitrario. Resultó que miles de personas asistieron a más manifestaciones y piquetes de lo que puedo recordar, mientras convocamos a los empleadores que crearon condiciones de trabajo explotadoras -y los políticos  poderosos que los habilitaron. Ayudamos a organizar sindicatos, aprobar legislación, asegurar salarios que les había sido robado y, de lo contrario, mejoraron sus vidas.

Vine a Providence queriendo echar raíces, y a través de mi trabajo con tantos miembros de la comunidad y de organizaciones a lo largo de los años, he hecho justamente eso.

Desde que trabajo con JwJ, he consultado con Direct Action for Rights and Equality (DARE) y sindicatos que representan a los proveedores de cuidado infantil y conserjes. Actualmente trabajo con el Providence Youth Student Movement, ayudando a recaudar dinero para sus programas de justicia social liderados por jóvenes, y con Building Futures, donde trabajo para construir un programa de mentores y apoyo para mujeres que comienzan sus carreras en  los gremios de construcción .

Hace algunos años, ayudé a fundar el Partido de las Familias Trabajadoras de Rhode Island (Working Family Party of  RI) , que ayudó a elegir a los Demócratas progresistas en contra de los titulares afianzados que habían abandonado los intereses de sus comunidades. Y aunque no previmos las elecciones de Donald Trump en ese momento, RI WFP se ha convertido en una de las sedes locales clave de la resistencia nacional a su reprensible agenda.

Esta primavera fui elegida miembro del consejo de Urban Greens, una nueva tienda de abarrotes de propiedad cooperativa que se va abrir en la calle  Cranston este otoño. La cooperativa de alimentos encarna mucho sobre lo que encanta de nuestro distrito, desde las muchas comunidades representadas en la junta y en su membresía hasta las muchas personas que se han unido para hacer realidad el acceso a alimentos saludables y asequibles en nuestro vecindario.

Durante mi tiempo en Providence he tenido la oportunidad de trabajar con conserjes, trabajadores de hoteles, proveedores de cuidado infantil, desempleados, carpinteros, pintores, jóvenes que luchan en contra del perfil racial, enfermeras, trabajadores de supermercados, residentes del vecindario que no pudieron encontrar viviendas económicas, inmigrantes que se organizaban por los derechos civiles, maestros, personas con antecedentes que no podían encontrar trabajo, personas de buena voluntad de todos los estratos sociales que se organizaban por  justicia racial.

Mi principal oponente, Cyd McKenna, ha trabajado durante años para poderosos políticos e intereses: trabajó en la administración del alcalde Buddy Cianci en la década de 1990, regresó a Providence para administrar la campaña del alcalde  Cianci en 2014, trabajó para el Concejo Municipal y actuó como portavoz de los nuevos propietarios de PawSox en sus esfuerzos por asegurar los subsidios del gobierno y construir un estadio en el centro de Providence.

Sé cómo desarrollar el poder de la comunidad de la mano con la gente trabajadora, y cómo identificar e impulsar soluciones que dejan a toda nuestra comunidad mejor que cuando comenzamos. En mi trabajo, he reunido a funcionarios electos, líderes comunitarios, académicos y de fe para abordar algunos de nuestros mayores problemas y para influir en el lado de la justicia. Juntos cambiamos las leyes, las políticas y las vidas, y hay mucho más por hacer. Quiero poner mi experiencia a trabajar para todos los residentes del distrito 13.

El distrito 13 es un lugar hermoso y vibrante para vivir. Me fascinan nuestros vecindarios. Nuestra comunidad diversa de clase económica, multirracial y multiétnica, nuestros parques, árboles y hermosos edificios, nuestros restaurantes y negocios locales hacen de nuestros vecindarios un excelente lugar para vivir y construir una comunidad.

También comparto las preocupaciones de muchos de mis vecinos de que el aumento en el alquiler y los impuestos inmanejables a la propiedad desplazarán a las familias que han hecho del distrito 13 su hogar por generaciones. Durante las últimas semanas pasando de puerta en puerta, he escuchado preocupaciones de mis vecinos sobre nuestras escuelas públicas. He escuchado de muchas personas lo que dicen, "puede parecer una cosa pequeña,” pero cuando se toman juntas suman un gran cambio, desde la basura en nuestras calles hasta la incapacidad de obtener la instalación de una señal de pare en una calle concurrida.

La realidad es que muchos de nuestros vecinos aún se le han dejado atrás. Necesitamos urgentemente unirnos, dar lo mejor de nosotros mismos y encontrar las soluciones que harán del distrito 13 un excelente lugar para vivir para todos. Como Concejala, haré justamente eso: pondré en práctica mi experiencia para unirnos y pondré en práctica mis valores para ser una fuerza de cambio en el Ayuntamiento. Me aseguraré de que se escuchen todas nuestras inquietudes y encontremos la mejor manera de avanzar juntos. Sé lo que es luchar por la seguridad económica y de la vivienda. Y sé lo que se necesita para enfrentar intereses  poderosos para hacer cambios, porque he estado trabajando para hacer eso durante toda mi vida adulta.

Trabajaré duro para todos nuestros vecinos en el distrito 13. Defenderé los valores progresivos en las elecciones ante el Concejo Municipal. Escucharé y aprenderé de usted y sus vecinos. Trabajaré todos los días para representar los intereses de todos, no solo de los que están bien conectados, en el distrito 13. Espero poder hablar con usted en las próximas semanas y solicitar su voto en la Primaria demócrata el 12 de septiembre.

Mis más sinceras gracias,

Rachel M. Miller